NUESTRA HISTORIA

Entrevista a Joaquín Pampín Ferrín

¿Cuándo y cómo fue fundada Transpeco?

 

Surgió hace más de 50 años, como resultado de una fusión entre el Grupo Sindical y la Cooperativa Coruñesa, que ya existían desde hace más de 80 años. Durante el franquismo, no existían las cooperativas, eran agrupaciones sindicales, y ya después cuando desaparecieron pasó a denominarse Transpeco.

 

¿Cuáles son sus primeros recuerdos de la empresa?

 

Recuerdo que cuando yo comencé, el presidente era Antonio Martínez Pan, procedente del Grupo Sindical, del cual era el presidente nacional, antes de que se agruparan. Después, estuvieron Santiago Seijas, Herminio Fandiño, Manuel Isla, entre otros que vinieron luego.

En la empresa había muy pocas líneas, la más lejana era Madrid – Bilbao, después se fueron abriendo rutas a Zaragoza, Sevilla, Barcelona…

De hecho el transporte a Barcelona se hacía en 2 fechas, cargando un día y descargando al día siguiente, mientras que ahora se realiza todo en el mismo día. También ha mejorado en otros aspectos, pues antes los camiones eran de caja abierta y hoy son frigoríficos con temperatura dirigida. Así fue cómo se fueron ampliando las rutas, y se dio cobertura a nivel nacional, aunque también a algunos sitios de Europa. Hoy existen rutas diarias a las principales ciudades de España, lo cual en el momento en el que empecé era totalmente imposible.

¿Con cuántos recursos y personas contaba al principio?

 

Bastantes menos vehículos que hoy, debido a que había menos servicios, y también existían menos rutas, ya que no se transportaba a toda España. Apenas se llegaba al sur, y ocasionalmente se iba a Madrid o a Valencia, no como ahora que existe una línea regular. Había bastante gente, dos personas por camión (2 conductores o bien 1 conductor y 1 ayudante). Los vehículos eran más pequeños, pero también se repartía más. Había más servicio caja a caja, pueblo a pueblo.

Hoy, sin embargo, hay mucha más gente, se cubre España completa y se va a Europa (Alemania, Italia, San Juan de Luz…).

A medida que el cliente se va expansionando y abriendo mercado, se aumenta la prestación de servicios. De hecho, también recuerdo que al principioTranspecocontaba con su propia exportadora de pescado “Escopesa”.

 

¿Cuál era el objetivo de la empresa en aquellos primeros años?

 

El transporte de pescado fraccionado (dar cobertura de Madrid para arriba a todos los pueblos). Esto sólo lo podían hacer aquellos que tenían la tarjeta de transporte de mercancías y la de pescado fraccionado. A medida que evolucionaron, fueron cambiando las normas y se fueron adaptando a los servicios de hoy. Por ejemplo, antes se utilizaban cajas de madera abiertas a las que se les echaba hielo por encima, se les ponían helechos y una estera de esparto, y se tapaban con un toldo. Hoy sería totalmente inviable porque rompería la cadena de frío y llegaría mal al consumidor. Cabe destacar también a los placeros de los pueblos, que hoy desaparecieron a causa del asentamiento de las grandes superficies. En numerosas ocasiones les tengo dejado las cajas en la furgoneta, en el carro del burro, o en la esquina de una gasolinera a la espera de que viniesen a recogerlas.

¿Cuáles eran sus principales líneas de negocio?

 

Cuando yo comencé, las rutas más destacadas eran las de Barcelona, Bilbao, Madrid, Palencia – Valladolid – Aranda, Zamora – Salamanca. Después se consiguió ir a Logroño, a Zaragoza y a Valencia. Cabe decir que las rutas se las abría Transpecocon su propio dinero; recuerdo que la ruta de Valencia le costó más de 30 millones de pesetas. En algunas ocasiones se intentaron hacer rutas más largas, como a Córdoba o a Almería. De hecho, esta última hasta salió en el periódico, pues estaba programada para realizarse en en un sólo día, lo cual era imposible, pues por aquel entonces era un viaje mucho más largo. Hoy se realizan todas las entregas dentro de plazo, cumpliendo con las fechas.

 

¿Qué era lo más duro en los primeros años?

 

Se trabajaba más manualmente, más a la intemperie, y cuando se producían nevadas no había con qué limpiar la carretera, había que ayudarse de palas y cadenas. Me acuerdo de que en una ocasión tuvimos que hacer un viaje completo a Bilbao con cadenas, mientras que la gente se iba parando en el camino.

 

También, cuando había malas condiciones meteorológicas, nos empapábamos completamente al descargar la mercancía.

 

Ahora, debido a la gran evolución que hubo, los trabajadores evitan todos estos problemas.

¿Qué significaba “La Cooperativa” en el mundo empresarial coruñés?

 

En el mundo portuario, era una tabla de salvación para los pequeños empresarios, pues los grandes tenían los camiones, los empleados y el pescado, y podían llevarlo a quien quisieran, normalmente a sus abonados. En cierta medida fue un obstáculo para los grandes empresarios, aquellos que tenían mucho contingente y querían dominar el mercado. Además, al tener más campo podían manejar los precios, mientras que los pequeños tenían que abaratarlos. Los grandes tenían la ventaja en bajar los portes, pues ellos no vivían del transporte, lo tenían sólo para servirse ellos.

 

¿Qué es lo que cree que le permitió crecer?

 

El servicio, la constancia, la seriedad y la disponibilidad del cliente de la mercancía y del camión, este últimosobre todo,entodo momento, pues se trabaja sin horario.

 

Tampoco nunca hubo ningún problema con los clientes.

 

Creo que lo más importante fue el estar ahí siempre que el cliente lo necesitaba, a cualquier hora y día del año. También de madrugada salen camiones a varios puntos de España y durante los festivos de otras comunidades o ciudades, como Madrid, pueden disponer en unas 40 horas de un camión a la temperatura que ellos deseen. Incluso, el día 15 de agosto, llegó gran cantidad de boquerón a la lonja y tuvimos que cargarlo al mediodía.

 

Además, es importante la evolución de los camiones, que hoy están equipados de GPS, control de temperatura, termógrafos (para grabar la temperatura a la que viaja el vehículo) o impresión de tickets.

 

¿Cuándo se dieron cuenta de la importancia que tenía en el sector?

 

En el momento en que un cliente está satisfecho y no cambia, pues los clientes no se marchan y se les presta servicio.

 

Los problemas darán comienzo más adelante cuando vayan a menos los mercados y las superficies a más, pues el fuerte de Transpecoes trabajar el grupaje (etiquetar, manipular la mercancía…).

¿Cuáles fueron los principales avances que se introdujeron?

 

La evolución se destacó en los vehículos, la capacidad de estos y el caballaje, pues antes tenían 100 y pocos caballos y ahora unos 500.

Cuando yo empecé, los camiones eran de 2 ejes, luego se pasó a los de 3 y más adelante a los de 4. Eran camiones brutos para 18 toneladas y al vacío pesaban 300 kg. Después ya se introdujeron los tráilers, y ahora además cuentan con unas 14 plataformas para que las enganchen socios u otras personas, ya que no llegan los camiones (cajas preparadas para los apuros).

También disponen de 14 frigoríficos y 4 toldos.

 

¿Qué recuerdo tiene de las carreteras en esos primeros años?

 

Cuando yo empecé, se necesitaban 10 o 12 horas para llegar a Madrid, mientras que hoy en día se llega en 7 u 8. Para ir a Oviedo, llevaba 7 horas, debido a que la carretera de la mariñaera complicada y ahora lleva unas 3. Antes, se tenía que ir por la nacional, pues no se contaba con la autovía y la autopista. También recuerdo cuando había tan sólo un túnel.

Hoy, al contrario, evitas tener que pasar por tantos pueblos y puedes ir a una velocidad más constante. Asimismose debe a la evolución de los camiones.

¿Y de los camiones?

 

Aparte de lo mencionado anteriormente, no existía tanta seguridad. Fue muy importante la evolución que tuvieron en este aspecto.

 

¿Cuáles eran sus principales clientes?

 

Muchos, los puertos de Coruña, Sada, Ribeira… Lamayoría de ellos o bien desaparecieron o murieron.

 

¿Qué suponía para una persona comprarse un camión, dónde lo hacían?

 

Suponía hipotecarse 5 o 6 años, en cambio ahora se puede recurrir al alquiler. Se podían adquirir en Finanzauto, Cormosa, y pocos más. Además, por aquel entonces no había vehículos de importación, pues eran muy caros. Existían algunos camiones hechos de remiendos, con piezas de otros, de cuando acabara la guerra. Después, con la creación de Pegaso por parte del gobierno, o con Eduardo Barreiros, el cual creó lo que después fuera Doge, mejoró la situación. Hoy en día todas las marcas de vehículos son de importación.

¿Qué considera que diferencia a Transpecorespecto a la competencia?

 

En mi opinión, están muy parejos, pero quizás destaca por la seriedad y el servicio, el no dejar nunca al cliente tirado ni abandonado, siempre tratando de servir a todos, grandes y pequeños. En cambio, la gran empresa no ofrece estos servicios, ya que le interesa más el cliente que ya lo trae todo “preparado”. El ropaje es el que cuesta dinero, la partida pequeña, y lo que marca la diferencia, ya que es lo que deja menos beneficios, pues no va todo para el mercado. A los más grandes no les interesa, porque quieren abaratar precios, pero no en el picking, y generalmente se lo abaratan al que tiene cantidad, y al que pone el camión. El problema es cogerle a un cliente 50 cajas y enviárselas a 20 destinos diferentes, pues necesita que se las recojan, que las clasifiquen, que las embalen en sus palés para sus sitios…, lo cual implica otro trabajo que a la competencia no le interesa.

 

¿Cuál es el mayor obstáculo al que recuerda que se enfrentó la empresa?

 

Realmente es una lucha diaria, pero es cierto que pasó por momentos muy duros. El problema de la huelga fue de los más duros. La única participación de Transpecoen una huelga, a la que no tenía derecho a ir, le costó la pérdida de muchos clientes, y afectó gravemente al nombre y a la imagen. También supone en ciertas ocasiones una dificultad la presencia de ciertas empresas extranjeras, las cuales reducen los precios hasta en un 50% con el consentimiento del gobierno.

Quizás el golpe más grande fue la segunda pelea con Isidro, de la cual quedaron ambas partes bastante afectadas, aunque la suya más, pues su negocio fue aguantando hasta que finalmente cerró. El mercado es muy grande y muy complejo.

¿Cuál es la principal diferencia que encuentra en el Transpecode hoy y el de sus inicios?

 

Un mejor servicio en todos los aspectos. Ahora la mercancía viaja cómoda, refrigerada y en menos tiempo.

 

¿Qué valores cree que se mantienen?

 

Se mantienen los mismos valores de siempre. La seriedad, la puntualidad y el sacrificio. Como siempre, se intentan subsanar algunos fallos, pero son mínimos.

 

¿Cuál considera que es el camino a seguir para crecer en el futuro?

 

Yo considero que está en el buen camino, pues la empresa es seria y responsable, que es lo más importante. No se sabe cómo derivarán los mercados, además, cada día hay novedades con el pescado (suspensión de la captura de la sardina, caída de las cuotas…). El transporte de pescado es complejo, pero la empresa continuará con su estrella.